Publi: envíosCertificados: ahorra más del 60 % en tu partida de envíos. 100% legal
Facebook Twitter Google +1     Admin
Hola amigos, esta pretende ser una página de encuentro, esperanza y apoyo, entre los afectados por enfermedades renales, especialmente en diálisis y trasplantados.

Temas

Enlaces

Archivos

ENFERMOS RENALES - Nuestra web

Se muestran los artículos pertenecientes al tema Las celulas madre y el riñon.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Científicos estadounidenses convierten células embrionarias de una vaca en un riñón funcional

Este logro podría permitir, con la misma técnica, crear órganos humanos para trasplantes

Un nuevo avance en la clonación terapéutica ha logrado que células embrionarias de una vaca se conviertan en un riñón que funciona, lo que podría permitir, con la utilización de la misma técnica, crear órganos humanos para trasplantes. El avance, logrado por científicos de la empresa estadounidense Advanced Cell Technology (ACT), aún no ha sido publicado en ninguna revista científica o contrastado por otras fuentes, pero, según los responsables de la empresa, ha resultado ser un éxito.

La técnica, que implica el uso de células madre de un embrión de vaca y su clonación para lograr la total compatibilidad del nuevo órgano que se forma, ha supuesto hacer en animales lo que se pretende lograr con personas.

Si la técnica se puede aplicar a células embrionarias humanas, los órganos que se obtengan por este procedimiento no serían rechazados por el sistema inmunológico del paciente en el que vayan a ser implantados.

"Hemos podido comprobar con claridad que estos riñones produjeron orina y que sobrevivieron durante varios meses dentro de las vacas", señaló Robert Lanza, jefe científico de ACT.

Los científicos comenzaron por extraer el material genético de una célula de una vaca adulta, en concreto de la oreja, e introducirlo en un óvulo de vaca cuyo núcleo había sido previamente retirado, según explicaron.

Tras someter al embrión a unos procedimientos de estimulación, el resultado es un clon de la vaca donante. Si el embrión fuera implantado en el útero de una vaca adulta, daría lugar a un animal idéntico al que aportó la célula de la oreja. El siguiente paso fue permitir que ese embrión se desarrollara hasta un momento en el que los científicos pudieran diferenciar las células madre que tienen el potencial de convertirse en células del riñón.

Los científicos conocen desde 1998 que los embriones poseen, en su etapa de blastocitos, un cúmulo de células que tienen la capacidad de diferenciarse en cualquiera de los tejidos que forman el cuerpo humano. Son las que se denominan células madre embrionarias o células embrionarias stem. Tras aislar esas células y cultivarlas en el experimento, los investigadores permitieron que crecieran en torno a un armazón fabricado con tejidos biológicos.

"Esta es la primera vez que células clonadas han logrado crecer en forma de órganos y demuestran tener un valor terapéutico importante", declaró Lanza.

Los riñones de vaca obtenidos por ACT son pequeños órganos espongiformes, en los que las células madre se han ido desarrollando en torno a un armazón orgánico que sirve para dar forma y soporte.

Clonación humana

Esta misma técnica podría permitir algún día la clonación de células de un paciente, su cultivo en forma de hígado o de riñón y su implantación en el mismo paciente para restaurar una función dañada.

Los científicos esperan que, algún día, la clonación de células madre de un paciente permita desarrollar tejido cardíaco para reparar corazones, hepático o renal o de cada uno de los órganos que deba ser reemplazado.

Advanced Cell Technology es la misma empresa que afirmó en noviembre pasado que había realizado el primer experimento de clonación humana con fines terapéuticos. La Cámara de Representantes de Estados Unidos ha votado a favor de prohibir cualquier tipo de clonación, la que busca fines reproductivos o la terapéutica, pero el Senado aún no lo ha hecho y se espera que deje una puerta abierta a la clonación terapéutica, como solicita la comunidad científica.
28/07/2005 23:04 ;?> Hay 2 comentarios.

Las celulas madre en la IRT

stemcellmicroportada.jpegEnsayos en Israel

Un Instituto Israelí ha logrado el desarrollo de riñones humanos totalmente funcionales trasplantando células madre fetales a ratones inmunodeficientes.

El Instituto en cuestión es el famoso Weizman. Allí han hecho unas experiencias curiosas y esperanzadoras.

La primera de ellas ha sido extraer células madre de fetos humanos de entre seis y ocho semanas de desarrollo. La edad es uno de los datos más importantes.

Los fetos habían abortado naturalmente.

De las células fetales los científicos eligieron aquellas que darían origen a los riñones. Fijaros bien, todavía no había riñones, pero eligieron las células madre que darían origen a los riñones.

Esas células las implantaron en ratones y en ellos CRECIERON nuevos riñones, y sus correspondientes vasos sanguíneos, que funcionaban correctamente.

Sin duda eran riñones humanos, eran pequeñitos -del tamaño apropiado para el ratón-, funcionaban correctamente y no sufrieron rechazo. Mejor dicho sufrieron menos rechazo que el habitual, pero de eso hablaremos luego.

Ahora quiero resaltar el hecho de que ha bastado trasplantar las células madres adecuadas para que el propio organismo del ratón generé un órgano totalmente funcional, del tamaño adecuado y con todos sus vasos sanguíneos.

Mucho se ha hablado de fabricar órganos para tener una fuente de trasplantes. La idea era fabricar órganos externamente y después trasplantarlo a la persona que lo necesitaba.

El trasplante de un riñón no es una cosas sencilla. Es muy complicada. Simplemente piensen lo que es unir los vasos sanguíneos uno a uno, de forma que aguanten la presión de la sangre, que no se desgarren y que no dejen entrar aire.

Esta técnica es mucho más sencilla.

Vayamos al tema del rechazo. El experimento lo hicieron con un poco de trampa: utilizaron ratones inmunodeficientes. Es decir, ratones cuyo sistema inmune no existía.

Para subsanar la trampa inyectaron en el ratón linfocitos humanos y éstos no atacaron al nuevo riñón en desarrollo.

Posteriormente hicieron lo mismo en ratones con su sistema inmune completo y aunque hubo rechazo, lo fue en mucha menor medida que si se trasplanta el órgano ya maduro o células madre más viejas. La clave parece estar en que a esa edad (entre seis y ocho semanas) los tejidos del feto humano todavía no tienen las células que el cuerpo reconoce como extrañas (células que presentan antígenos). Estas células se originan en el sistema sanguíneo y llegan a los riñones en desarrollo a las diez semanas de gestación. Por eso la edad del feto es crítica: entre seis y ocho semanas, antes de que la sangre llegue a los nuevos riñones. Si se extraen después hay un enorme rechazo. Si se extraen antes lo que se obtienen son células desorganizadas, no un riñón.

Los científicos eran conscientes de la escasez de fetos humanos abortados naturalmente de entre seis y ocho semanas de edad; así que repitieron la experiencia con un donante mucho más abundante: el cerdo.

En este caso escogieron células madre de cuatro semanas de edad. El resultado fue igual de satisfactorio.

La esperanza, para los seres humanos que necesitan un trasplante de riñón, es que ellos mismos podrán hacerlo crecer en su propio cuerpo, bien con células precursoras humanas, bien con células de cerdo. Se le implantarían las células madre y el riñón crecería; se espera que del tamaño adecuado.

Es mucho más fácil implantar una sencillas células madre y dejar que crezcan y se desarrollen como un riñón que trasplantar el órgano completo... y hay mucho menos rechazo.

Se lleva mucho tiempo tratando de hacer cerdos transgénicos para que sean donantes de órganos. Con la transgénesis lo que se intenta es que el rechazo sea pequeño. Con esta técnica el rechazo puede ser todavía menor. Es más, el donante puede ser un feto de cerdo transgénico 'humanizado' para disminuir el rechazo, con lo que se tendrían las ventajas de ambas técnicas. Sin embargo permanece uno de los problemas que han ralentizado el trasplante de órganos procedentes de cerdos y de otras especies (xenotransplantes): si el animal tienen retrovirus, éstos podrían transmitirse al ser humano. Hay un cierto peligro de que un virus de otra especie llegue a nosotros.

Sin duda el peligro existe y hay que tener precauciones.

Los científicos han sido: Yair Reisner, Benny Dekel y Justen Passwell.

Esta técnica podría funcionar para todo tipo de órganos, incluyendo el corazón.
24/05/2005 16:45 ;?> Hay 10 comentarios.


Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris